miércoles, 9 de noviembre de 2011

- "Hoy me levanté echándote de menos"



A mi canario salsón:


Hoy me levanté echándote de menos y no sé por qué.

No es tu cumpleaños, ni un día especial, tan sólo me dio por pensar en ti.

Quizás porque el protagonista de mi novela tiene tus ojos, esos ojos tan negros que no podía distinguir la pupila del iris; quizás porque anoche no me apeteció salir a bailar.... o quizás sólo porque llueve.

No me preguntes por qué la lluvia me recuerda a ti, no lo sé. Nos conocimos en verano, en un tórrido verano levantino, en el que la lluvia era sólo un lejano recuerdo. Y, por tu parte, dejabas claro, con cada palabra de regalabas de tu boca, que venías de las islas soleadas, allí dónde las leyendas ubican a la Atlántida.

Curiosa analogía, ahora que lo pienso. Tú, como esa mítica civilización, encarnabas la inteligencia, la ambición, el progreso, la alegría... y en un instante, sin que nadie se lo esperase, te fuiste.

Te fuiste sin dejarme ni un poema de despedida. Muy poco atento por tu parte, la verdad. Tanto hacer gala de tu alma de trovador y ni siquiera me dejaste unas emotivas palabras con las que recordarte.

En fin. Ya que has sido tan desconsiderado, no tendré más remedio que aferrarme a mis recuerdos. A las risas, a los bailes, a los desayunos al amanecer y a un cariño que, pese a la distancia, nunca desapareció.

Cuando volvamos a vernos no pienso aceptar ninguna de tus excusas. Eso de no despedirse de los amigos no se hace. Me parece muy feo que te fueras sin darme tiempo a darte un achuchón o pegarte una colleja (conociéndome... las dos cosas).

¡Y más te vale estar practicando!, porque yo sigo bailando y me debes la primera salsa cuando nos encontremos. Echo mucho de menos lo que me reía con tus vueltas. Nadie baila "cubano" como tú.

Mientras tanto, yo bailaré salsa, escribiré y, cuando llueva, me acordaré de tí y me preguntaré por qué me acuerdo cuando llueve.

Y, como la Atlántida, pensaré que no te has ido; sino que, en alguna parte, estás esperando a que te encuentre de nuevo.

2 comentarios:

menchu dijo...

Es precioso ese homenaje.

Victoria Hyde dijo...

Gracias Menchu. Era alguien especial y le echo de menos, como se puede ver.

Entradas recientes

Entradas populares