Diario de una Pringadilla

Tal y como explico en la cabecera del blog, éste es el Diario de Pringadilla, un personaje algo peculiar de mi propia cosecha -una currante a la que se le han cruzado los cables porque ya no soporta ni su trabajo ni a sus jefes- y en sus entradas contará sus desventuras en el curro y fuera de él.

Si no te ríes de la vida, ¡la vida se ríe de ti!

¡RÍE!

Hola, Soy Pringadilla ¿Y tú?
Querido Diario,
Me presento para que no te preguntes quién demonios es esa que se toma tantas familiaridades conmigo. Soy Pringadilla. Extraño, lo sé,... (continúa...)

Cargando pilas... en el enchufe equivocado
Querido Diario,
Estoy muerta.
Mi primera experiencia en esto de la relajación acuática ha resultado… traumática. (continúa...)

¡Ni que yo fuese Cenicienta!
Querido Diario:
¡Seguro que el desafortunado criado que tuvo que encontrar a Cenicienta, tuvo menos problemas que yo para lograr que el zapato encajara!(continúa...)

Una ovejita... dos ovejitas... ¡Un asado!
Querido diario:
No puedo dormir.
"¡Y nos dieron las diez y las once. Las doce, la una, las dos y las tres...!" como cantaba Joaquín Sabina y aquí estoy yo, con los ojos como platos. (continúa...)

Sábanas de Velcro
Querido Diario:
ME HE DORMIDO.
Ya sé que no te extraña y que no es la primera vez, pero esta ocasión se merece las mayúsculas. Me he despertado a la hora en que tengo que coger el autobús.(continúa...)

Antes de dormir... ¡Biodramina!
Querido Diario:
A Dios pongo por testigo que jamás volveré a dormir en un colchón hinchable. Me llamarás exagerada, lo sé, pero después de una semana de compartir uno, mi habitual carácter pacífico y conciliador ha dado paso a instintos homicidas.
Todo empezó como es habitual por mi trabajo. Bueno, ...(continúa...)

Propósitos de Año Nuevo
Querido Diario:
Un nuevo año se acerca y en plena crisis existencial y económica, creo que ha llegado el momento de establecer unos firmes propósitos para el año nuevo.
¿Pero cuáles?
Pasando la barrera de los treinta llega el momento de pensar en lo que estás haciendo con tu vida y siempre dicen que hay antes de morir hay que hacer tres cosas...(continúa...)

Chacha a mis años
Querido Diario:
>¿Quién me mandaría hablar?
Si siempre me han dicho que calladita estoy más guapa... ¿por qué no les hice caso?
De acuerdo, soy la secretaria del director general, pero es un título mucho menos impresionante si tu empresa pertenece más a la P que a la M de Pymes.
Y es cierto que tener que responder a la pregunta recurrente de mi madre: "¿Para qué has estudiado?", con un: "Últimamente para poner cafés" le agriaría el carácter a cualquiera
(continúa...)

Mi vida como panda
Querido Diario:
Soy un panda.
Y no lo digo por mi peso -aunque el chocolate y el sofá hacen estragos...-, ni porque sólo me mueva para conseguir comida, ni siquiera por mi capacidad casi osezna para dormitar; sino por mi reflejo.
"¡Pues vaya problema de vello facial tiene esta muchacha!"...(continúa...)

Por: Victoria Hyde

Entradas recientes

Entradas populares