lunes, 1 de noviembre de 2010

- "Te lo dije" de Megan Maxwell

Te lo dije

Calidad Muy buena
Erotismo suave
Título: Te lo dije
Título Original: Te lo dije
(autor español)
Serie: Independiente
Autor: Megan Maxwell
Editorial: La Maquina China
Año: 2009
Género: Chick-lit, Romántica, Contemporánea.

Sinopsis: “Si regalaran un diamante por cada disgusto que da la vida, sería multimillonaria”, pensó Victoria cuando encontró a su novio liado con su mejor amiga el día antes de su boda. Y tenía razón, porque a pesar de sus gafas de Prada, de sus bolsos de Chanel, de sus zapatos de Gucci y de todos los Carolina Herrera del mundo colgados en su armario, Victoria solo era una mujer amargada que vive en la mejor zona de Madrid.

En medio de este caos emocional, su empresa le ha dado dos meses para ir a Escocia, localizar a un conde de nombre impronunciable y convencerle de que debe firmar un contrato de cesión del castillo de Eilean Donan para rodar un spot publicitario de una marca de relojes. Dos meses o estará de patitas en la calle y perderá su flamante estilo de vida.

Con un fracaso amoroso a cuestas, una maleta llena de ropa de marca, y una misión empresarial, Victoria, acompañada por su hermana Bárbara la alternativa, se encamina a las Highland en busca del conde McKenna. Allí solo ve un lugar lleno de lluvia, de paletos y de vacas. Ni rastro del conde.

Y lo peor de todo; Niall, el que se considera la mano derecha del invisible aristócrata y al que Victoria se refiere con los apelativos de cromañón, paleto y bestia, tiene un plan muy bien trazado sobre cómo tratar a una española gruñona.

"Te lo dije" es una novela divertida, carcajeante a veces, salpicada de escenas emotivas capaces de hacer suspirar. Una novela con muchas posibilidades de provocar un nudo en el corazón.



CRÍTICA:
Bueno, pues lo primero contar que fue una odisea conseguir este libro la primera vez que lo busqué. ¡Estaba gafada! Preguntase dónde preguntase se les había acabado. ¡Llegué a creer que el mundo conspiraba contra mí! Pero al final lo conseguí, me lo leí y ¡me reí muchísimo!

Lo primero es Victoria, la protagonista -me siento como si estuviese hablando de mi misma cada vez que digo su nombre grrrrr-. Es repelente, no hay otra manera para describirla. Bueno sí: snob, prepotente, dictatorial, engreída, despiadada... Todo lo que no debería ser una buena protagonista. Al principio, incluso piensas que todo lo que le pasa lo tiene bien merecido. ¿Con este comienzo cómo vas a crear una buena historia de amor? Pues Megan Maxwell lo consigue.

Crea una historia divertida, tierna, de conflictos, de reencuentros, de perdón y... de fútbol. Sí. ¿Quién ha dicho que a las mujeres no les gusta el fútbol?

Aunque confieso que soy de las que no pueden con Victoria (quizás por alusiones), Barbara -la hermana- me encanta y tengo que reconocer que el que Victoria sea un personaje tan sumamente repelente -sobre todo al principio- da mucho juego.

Niall es... todo un escocés de pura cepa. Sólo le falta el kilt. Cabezón, orgulloso, manipulador, inteligente, íntegro... Ains... ¡quiero uno pa' mi!

Y la historia secundaria, la de la hermana, es preciosa, creo que me gustó casi más que la primera.

Después, sólo hay que enamorarse del abuelo de Niall, del amigo y confidente de las hermanas -Victor-, de Rous el "patito feo" y de la madre cleptómana.

Un chick-lit castizo -aunque a la autora no le guste este término- muy recomendable.

Quién diga que los españoles sólo escriben dramones, no ha leído a Megan Maxwell.

Mi frase favorita de la novela:


El listado actualizado de libros y de autores a los que les he hecho ficha está en Hojeando por si queréis echarle un vistazo.

3 comentarios:

Megan Maxwell dijo...

Gracias por encontrarlo, por leerlo y por reseñarlo.
Y vale......lo del nombre fue una coincidencia... (jajaja)
Y no...los dramones a mi no me van. Prefiero que la gente ría a que llore.
Un beso

Yolanda Quiralte dijo...

Yo de ti Megan, le pagaba el psicólogo a Victoria para que supere lo del nombre común jajjajaja. YA lo he dicho por todas partes, la novela es genial.

Pringadilla dijo...

Pues sí... estaría bien lo del psicólogo. Me he quedado traumatizada, por algún motivo que no consigo entender, le he cogido una manía al nombre de Carmen... ¡que pa' qué!
Yo también estoy contigo en lo de los dramones Megan... si quiero llorar, pongo el telediario.

Entradas recientes

Entradas populares