martes, 15 de febrero de 2011

- "Cantar del I Encuentro de RA - 2ª Parte"

Calidad  MagistralAquí os llega la segunda parte de la crónica del I Encuentro RA.

Siento no haberla publicado de una sola tanda... pero estaba demasiado agotada para darle a las teclas.

La primera parte la tenéis aquí.


14:15 – 15:30 COMIDA:
Tras la charlas de la mañana, la hora de la comida llegó. A pesar de que yo tardé un buen rato en darme cuenta de ello. Ejem...

Ya me veis a mi, en babia por completo, observando como las asistentes se juntaban y separaban en corrillos con ritmo hipnótico, cuando mi cerebro en letargo gritó: ¡¡¡PAELLA!!! y mi estómago se despertó. Aquí tengo que aclarar que soy una persona sencilla y sin demasiadas manías... excepto una. La paella. El que llamen paella valenciana a algo que sólo tiene en común el arroz... saca la arpía que llevo dentro; así que por lo que pudiera pasar, antes de inscribirme lo avisé. Quizás por eso en cuanto dije: "¿Paella?". Merche me respondió: "No empieces". Jejeje.

Agachando las orejas tras el rapapolvo, me puse a la cola -temiendo que al probarla entrase en modo berseker y me declarasen persona non grata en el mundo romántico- y esperé a que me sirviese uno de los platos un hombre muy majo que ejerció de camarero improvisado.

Plato en ristre y con un delicioso pan de pueblo de acompañamiento hice el ademán de volverme a mi rincón, antes de que Yolanda me diese una colleja mental y me hiciese integrarme con el resto. Activé el modo social y en un plis plas acabamos montando un círculo de debate entre cucharadas y equilibrios con el plato sobre las rodillas. Para sorpresa mía, resultó que varias de las presentes habían sido testigos de una antigua "aventura" mía; por un momento pensé en asesinarlas, pero estaba demasiado ocupada masticando, así que lo dejé para otro momento -pero las muy cobardes escaparon sin que me diese cuenta-. La conversación saltó de un tema a otro como palomitas de maiz en la sartén... hasta que llegamos a uno de los puntos más polémicos en el mundillo romántico... las portadas.

Ya antes se había tocado ese tema por encima durante una de las charlas, pero yo sabía que entre nosotras había una firme defensora del enseñar chicha y de los machotes cachas como presentación de un libro; así que -lo reconozco-... le tiré de la lengua. No llegamos a un acuerdo, la verdad, pero fue muy divertido. En mi caso... sigo pensando lo mismo. No me gustan las portadas tan escandalosas, pero algunas que se tratan con elegancia -por ejemplo la de la novela de Noela Amarillo (y en la que nadie consigue llegar a distinguir el columpio...)- sí que me gustan; además, creo que una autora consagrada se puede permitir una portada discreta porque las compradoras compulsivas la conocen, pero una autora novel se arriesga a perder muchas lectoras de género que no la identifican como romántica y a que le compren personas a las que no les gustará el contenido. Un tema espinoso.

Tan espinoso y absorbente... que, pese a que terminé la última, me comí todo el arroz con guisantes y pimiento -cualquiera que me conozca sabe que eso roza el milagro-; por lo que declaro que se sirvió una buena paella... madrileña.

Un punto a parte merecen los postres... ... ... estaba buscando un buen simil, hipérbole o comparación, pero sólo se me ocurre una cosa. Brutales.

Así que, mientras que mis papilas gustativas entraban en trance, intentamos por todos los medios conseguir que Merche se estuviese quieta y se sentase. Misión Imposible. Ni Tom Cruise lo hubiese logrado.

En algún momento entre el instante en que intenté despegar los ojos demasiado pronto y este punto... -aunque teniendo en cuenta mi somnolencia general, bien puedo haberlo soñado- saludé a Sara, una de las pocas personas que me han visto vestida de Igor, y conocí a dos nuevas integrantes de Abretelibro, de las que no consigo recordar el nombre... Sorry.

Y casi sin darnos cuenta, llegó la segunda parte del Encuentro.


15:30 – 17:00 EL ROMANCE HISTÓRICO:
¿Qué podría decir de la ponencia de esta dos escritoras...? que me reí hasta caerme las lágrimas; algo que no podía esperarme, la verdad.

A ver... Yo pensaba. Después de comer, habiendo dormido cinco horitas y hablando de histórica... hasta me dejé el abrigo a mano para improvisar una almohada; pero casi ni tuve tiempo de respirar.

Fue la charla menos participativa por el simple motivo de que nadie podía parar de reír el tiempo suficiente como para preguntar algo.

Y con ello no quiero decir que contasen chistes, sino que explicaban su campo y sus investigaciones documentales con tal gracia y salero que no podías más que carcajearte.

Os las presento:

  • Olivia Ardey con su libro publicado "Dama de Tréboles" (una novela del oeste algo diferente) y uno buscando editorial "Delicias y Secretos" que según la opinión generalizada es un obra de arte y un peligro para los michelines por sus suculentas recetas.
  • M.J. Sánchez que tiene publicado "Después de ti, nadie" una novela de "vampiros folladores y que chupan sangre de verdad", como la apeló ella; pero que, como dijeron las que la han leído, es una historia dura sobre la vida de un inmortal y su paso por el tiempo, una descripción de las épocas que va atravesando; y que tiene en preparación "Danza de Espadas" y la novela del "vampiro 'joputa" (no consigo acordarme del nombre).



Con una bibliotecaria, Olivia Ardey, y una profesora de Geografía e historia, M. J. Sánchez, es obvio que su proceso de documentación sería arduo e intensivo y fue muy interesante como lo explicaron, pero me llamó especial atención el tema de las "licencias artísticas" versus la "ambientación histórica". Me explico, una novela histórica rigurosa se basa en lo que se sabe de la época, para añadirle un componente "fantástico" que introduzca personajes ficticios en un entorno que ha existido. Un escritor histórico se puede tomar "licencias", por ejemplo adelantar unos pocos años un descubrimiento; sin embargo, en las novelas de "ambientación histórica" -se puso como ejemplo las novelas románticas de Regencia-, se utiliza un barniz más o menos histórico para cubrir la trama argumental pero no se lleva una documentación rigurosa sobre: usos, costumbres, descubrimientos, modas... de forma que hay multitud de gazapos.

Tengo que añadir que entre las novelas de Regencia se encuentran algunas de las de mis escritoras "históricas" preferidas: Julia Quinn y Amanda Quick y que siempre he tenido claro que su ambientación histórica es bastante superficial; no obstante, entiendo que para la gente que conoce la época, se darán datos que harán que chirríe su alma de historiadores y les sacará de la historia. En mi caso, prefiero que se me adorne la historia con fantasía para que entre mejor; pero fue un punto que generó un arduo debate entre las presentes.

Otro punto interesante fue el tema de los pseudónimos y el por qué se utilizan. En este caso, ambas escritoras contestaron que era por temas de privacidad. Me resulto muy divertido el caso de Olivia Ardey de la que nadie sabía que escribía hasta que firmó su primer contrato -incluído su marido e hijos-, un pseudónimo por timidez; mientras que M.J. Sánchez lo utiliza por discrección, al vivir en un pueblo pequeño y ser profesora.

Dos versiones diferentes de un mismo tema. Como en mi caso utilizo un pseudónimo -Victoria Hyde- por una mezcla de los dos motivos; las comprendo.

También tocaron un tema que me interesó mucho. La revisión de tópicos, las dos decidieron escribir sobre dos de los subgéneros más manidos: el Oeste americano y los Vampiros; pero lavándoles la cara, dándoles una visión y situación geográfica diferentes.

Creo que esto demuestra la valentía, innovación y capacidad creativa de estas dos autoras a las que estoy deseando leer.

Fue con pena y alegría que despedimos a ambas escritoras -Olivia Ardey, algo tímida pero encantadora y M.J. Sánchez, una verdadera Showwoman-, y nos dimos un pequeño "break".


17:00 – 17:15 DESCANSO:
A esas horas yo intentaba con todas mis fuerzas no derrumbarme en coma sobre nuestro "trono", por lo que una vez que el micrófono se apagó y mi mente se puso en modo "off", intenté levantarme y socializar para recargar las pilas.

Y todo se ha borrado de mi mente... La próxima vez que se me ocurra decir que voy a salir de fiesta antes de un Congreso, que alguien me de un capón, POR FAVOR.

Todo.... excepto que Merche parecía casi tan agotada como yo misma; pero aún así se encaramó al taburete, empuñó el micrófono y entró con una sonrisa en la recta final.


17:15 – 18:45 EL MUNDO DE LA ESCRITURA:
Según Merche, la moderadora, ésta fue la charla que más le costó organizar porque quería que las escritoras nos diesen una imagen real de lo complicado que es publicar en este país y en este género.

Para ello las elegidas fueron:
  • Noelia Amarillo cuyo primer libro es "Falsas Apariencias" y está a punto de publicar "Cuando la Memoria Olvida" y "Ardiente verano" (del que dicen que es una historia de amor con un erotismo inolvidable).
  • Megan Maxwell, Vicepresidenta de ADARDE y ganadora del VI Premio Seseña por la novela "Niyomismalose" que saldrá en breve, también es la autora de: "Fue un Beso Tonto", "Deseo Concedido" y "Te lo Dije". Dos de ellas ya tienen crítica en éste blog.


¿Qué podría contar de esta dos mujeres...? Que Noelia estaba tan ensimismada durante todo el día con las charlas del resto de escritoras, que cada vez que iba al baño olvidaba que había un MINI-escalón y estaba a punto de matarse.

Y que Megan es una vieja conocida, digo antigua, digo... esto... alguien a quién ya conocía (ejem...) que ha mejorado su tablas tras el micrófono de una forma que me dejó estupefacta. Tanto es así... que afrontó sin despeinarse el reto de explicarnos la dura realidad del camino a publicar.

Tengo que decir que para mi es un ejemplo a seguir de perseverancia y lucha. Tras once años infructuosos en los que vio como sus novelas eran rechazadas en todas partes, hace tres años decidió hacer un taller de escritura el de la editorial "La Maquina China" que después le dio la oportunidad de publicar su primera novela. Y el éxito fulgurante que tiene desde ese momento.

Esa fue la primera lección que nos dieron. No rendirse. Seguir llamando a las puertas hasta que alguien nos haga caso.

Aquí hago un inciso para comentar el tema de los talleres de escritura. Como dije en la charla, creo que es una buena inversión -siempre que se tenga un buen profesor-, porque te proporciona una gran cantidad de herramientas para trabajar. Aunque gran parte de ellas las conozcas y las uses de forma inconsciente, es diferente conocerlas de forma consciente. Si sabes cómo se hacen las cosas y por qué... si tienes un bloqueo es más sencillo detectar el "fallo" o reinventar una fórmula "establecida". Además permite... ampliar horizontes. Plantearte géneros, narradores o estructuras que, por no serte familiares, sería dificil que te hubieses planteado de otro modo. Y lo más importante, enseña una metodología de trabajo. La forma "ideal" de trabajar. Lo cual no quiere decir que después tengas que seguirla al pie de la letra... pero si tienes los conocimientos, puedes recurrir a ellos en caso de necesidad.

Dicho esto... sigo con la charla.

Megan también tocó la revolución -y el ahorro- que ha supuesto la utilización de internet en las editoriales; ya que, en la mayoría de los casos, ya no es necesario imprimir el manuscrito, encuadernarlo, enviarlo por correo certificado..., sino que se puede enviar un documento electrónico -aunque es aconsejable enviar primero una propuesta editorial-. Un esfuerzo ingente de tiempo y dinero... para que en la mayor parte de los casos, ni siquiera nos respondan.

Ahí viene la segunda lección. Acostumbrarse a los silencios. Peor que un "no", peor que una mala crítica, es el silencio. Esa respuesta que nunca llega y que no puedes dejar de esperar. Por desgracia, es lo más habitual y lo más dificil de aceptar. En estos casos, es primordial hacer uso de la primera lección e insistir de vez en cuando, por si tu novela está en algún rincón cogiendo polvo, el editor ha cambiado o la política editorial ha variado.

E incluso una vez que consigues que alguien reconozca la obra de arte a la que has dado luz... la cosa no es fácil. Tercera lección. La escritura no hace rico a nadie. A no ser que seas Nora Roberts y tengas su infernal ritmo de producción... o que como a Helen Fielding adapten con éxito tus libros al cine... No se sale de pobre escribiendo y menos aún escribiendo romántica. Si alguien se mete en esta profesión esperando obtener beneficios... mejor que se lo replantee. La fontanería está mejor pagada.

Y el tema se complica si entramos en los temas de marketing y distribución. Aunque tu novela se publique... si nadie sabe de ella y no llega a dónde la piden, es complicado que vendas. Por lo tanto, cuarta lección. Tú te lo guisas, tú te lo comes. La mayoría de las editoriales casi no dedican fondos a promocionar las novedades; por lo que debes convertirte en tu propio comercial. Megan Maxwell es el ejemplo de que echándole morro al asunto se puede conseguir salir en revistas, programas, etc... Y una gran baza que tenemos en este momento son las redes sociales, que nos permiten llegar a mucha gente en poco tiempo. Si tu intención es publicar... acostúmbrate a usar más el ordenador que la nevera.

Y además un tema doloroso para cualquier escritora, las correcciones. La anécdota de Megan, a la que "corrigieron" tanto una novela que la editorial se puso en contacto con ella para que lo arreglase, porque no se la reconocía, es un punto extremo; pero por desgracia no un caso aislado. Quinta lección. Rita, rita, lo que se da no se quita. Una vez que firmas un contrato, la capacidad de decisión sobre tu obra... disminuye de forma directamente proporcional a lo novata que seas.

Un punto en el que hay posturas diferentes son los concursos. Megan Maxwell es un ejemplo de alguien que no creía en ellos y acabó ganando uno -ahora considera que su postura al respecto es gris, ni todo es bueno ni todo es malo-. El otro extremo es Noelia Amarillo, la cual en principio es totalmente opuesta a ellos por considerar que la novela se queda inmovilizada un tiempo excesivo -punto que comparto, entre plazos de inscripción y deliberaciones... como mínimo pasan seis meses, en los que te comprometes a no mover tu libro- y sin embargo... se está empezando a plantear su postura, al menos en concursos pequeños que están menos politizados.

Noelia Amarillo es la representante de la novela erótica en el Encuentro -la novela romántica erótica, como puntualizaron algunas de las asistentes- y, según parece, desde el primer libro que escribió, la temperatura de sus libros ha ido subiendo de forma exponencial. Y la calidad de los mismos, por lo visto también.

Me causó gracia que estuviese atacada ante la idea de hablar en público y que, sin embargo, cuando el tema la apasionaba agarraba el micrófono... para después soltarlo con rapidez cuando se daba cuenta de lo que estaba haciendo.

Una de estas ocasiones fue cuando se trató el tema de la rentabilidad del erotismo. En Estados Unidos la novela (romántica) erótica es uno de los principales subgéneros en nivel de ventas y en España... no llegamos a ese punto. ¿Por qué? La editora Lucia de Vicente de la editorial Éride, achacó esto a la mala calidad de las traducciones que se han hecho y ha hecho una apuesta personal para remediar esta situación. ¡Y con autoras españolas! Creo que ese fue el momento en que apareció una diana sobre su cabeza y las escritoras sin publicar empezamos, digo... empezaron a preparar las cuerdas para atraparla.

Me reí mucho en esta charla, pese a que el tema en principio era una jarra de agua fría para las aspiraciones de muchas de las presentes. Y quizás uno de los mejores momentos fue cuando Noelia Amarillo contó las desventuras de una escritora erótica, madre de dos niñas curiosas... y muy precoces, ya que han heredado el gusto de su madre por los rubios cachas. O cuando Megan comentó su "momento cigarrillo" mientras planeaba una escena "hot".

Confieso que me reí a carcajadas por la dinámica de Noelia ante las escenas de sexo. Cierra los ojos y escribe todo lo que se le pasa por la cabeza y... después se dice a si misma: "¡Ala fantasma, te has pasado! ¡No hay quién aguante eso!" y empieza a recortar... jajaja.

Ese fue el momento de la pregunta "trampa" para Noelia -y que al final no la hizo Yolanda, que estaba amenazada de sartenazo (o platillazo si la batería le venía más a mano)- y fue: "¿Cómo te documentas para tus escenas?".

Impagable era la cara de Noelia intentado escaquearse del tema y diciendo que a ella no le hacía falta documentarse de nada. Según ella, uno de los motivos para escribir erótica es porque odia las escenas en las que los protagonistas parecen mutantes porque te sobran brazos y piernas; y/o dejan el Kama Sutra en pañales.

Aunque no todas las aficionadas al género estuvieron de acuerdo con Noelia, ya que para algunas de las escenas más propias de "parafilias", sí que es necesaria una exahustiva documentación.

Con la compañía de Megan Maxwell que sigue tan maja como siempre y Noelia Amarillo, con la que me reí tanto que me está curando de mi apatía con el erotismo... el tiempo pasó demasiado rápido.

En resumen, me divertí, aprendí mucho y con el final de esta charla -y por lo tanto del Encuentro- se me hizo a poco.


SORTEOS:
La sorpresa que nos reservaba el libro que nos dieron a la entrada en el Encuentro, era un número para el sorteo de los libros que las autoras habían cedido -la mayoría de su propio bolsillo-. Yo aún conservo el mío. El 44. Y lo conservo... ¡porque no me tocó nada! Sigo jurando y perjurando que hubo tongo. No es posible que sólo con seis representantes del género masculino, al menos tres de ellos se fuesen con un libro a casa. ¡Pobres de ellos si no se los leen! Menos mal que los que asomaron la nariz era muy majos y ocurrentes que si no... les había hecho una emboscada para apoderarme de MIS libros.

Sé que debería de haber intercalado los sorteos con el momento en el que se hicieron... pero mi memoria algodonosa no da para más. Intentaré recordar a las autoras no ponentes que participaron... me autoflagelaré después, cuando me echeis en cara que me he olvidado de alguien...

  • Marta Andrés autora de "Una Apuesta Arriesgada"
  • Pilar Cabero autora de "la Saga Izaguirre" a la que hace tiempo que le tengo echado el ojo y me fastidió que no me tocase.
  • Jezz Burning autora de "la Serie Licos" Otra de las que me dejaron con los dientes largos. ¡Me encanta la paranormal!
  • Nieves Hidalgo autora de "de Orgullo Sajón", "Amaneceres Cautivos", entre otros.
  • Ángeles Ibirika autora de "Entre Sueños"
  • Encarna Magín autora de "Suaves Pétalos de Amor" Una novela erótica de la que oí muy buenas críticas "sotto voce".
  • Ariadna McCallen autora de "El Misterio del Norte"
  • Helena Nieto autora de "Secretos de Arena" a la que no le gustan los títulos con la palabra amor.
  • Claudia Velasco autora de "La Saga Lancaster" que incorpora el tema de viajes en el tiempo y otros libros.

18:45 – 19:15 FIRMAS:
Bueno... las firmas fueron pocas porque las asistentes habían acorralado previamente a las ponentes -a veces con muy poca educación-. Aprovecho para mandar un capón a las que se dedicaban a marujear durante las charlas. ¡ESO NO SE HACE, CACA!.

La mayoría fueron más preparadas que yo -que hice el equivalente de irte a hacer alpinismo con chanclas...- y fueron cargadas con todas las novelas de las autoras que iba a estar por allí. Tanto es así, que algunas de las más previsoras se fueron hasta con un trolley para que la espalda no sufriese.

Y con esto -y mucho dolor de corazón- finalizó el I Encuentro de RA. Esperamos con ansias el segundo.

Las lectoras y/o escritoras, se despieron con melacolía, besos, intercambio de direcciones y algunos debates que aún coleaban de las charlas anteriores.

Las escritoras que aguantaron hasta el final.

Un pequeño grupo de irreductibles acabamos cenando en dónde Cristo perdió las sandalias -que las perdió antes que el gorro- y seguimos charlando, pero eso... es otra historia.

Sólo agradecer a todas las ponentes el buen rato que me hicieron pasar, a las asistentes lo simpáticas y cercanas que demostraron ser, a Yolanda por ser mi "compi de confidencias banquiles", al respectivo por darme conversación para que no me durmiese y a las almas caritativas que lograron que llegara a mi cita nocturna, pese a que no nos bajamos del metro a tiempo por hablar sobre fantasía... -por cierto, los autores de fantasía de los que os hablé son "Terry Pratchett" y "Lois McMaster Bujold"-.

Espero que os haya gustado la Crónica y que os compadezcais de los gazapos de una pobre chica con incapacidad mental transitoria (no, la charla de Educación Especial de la cena no iba referida a mi... ¡Graciosas!).


Las fotos que salen en la crónica son cortesía de: Megan Maxwell, y... alguien que no recuerdo, sorry.


Por si os pica la curiosidad... os pongo el enlace a otras "Noticias y crónicas".

10 comentarios:

Mamen (LadySith) dijo...

Genial Victoria!!!! Yo solo he pillado un "gazapillo" jejejeje
Besitos

Victoria Hyde dijo...

Pues dilo Mamen, dilo, y así lo corrijo antes de que lo vea más gente. jejejeje.

Mar Carrión dijo...

Pedazo de crónica, Victoria!!
Cómo te la has currado!! Mientras te leía he revivido muchos de los buenos momentos que pasamos y me he vuelto a reír, si es que fue la leche...

En fin, que a todas nos han quedado muchas ganas de volver a repetir :)

Noelia Amarillo dijo...

WAW!!! una critica estupenda preciosa!! lo que me he podido reír recordando ciertas cosas (jodido MINI-escalón XD) la verdad es que nos lo pasamos genial y tú lo has sabido trasmitir de manera maravillosa.

BRAVO!!

yolanda dijo...

jo Victoria, eres genial haciendo crónicas jaaaaaaaaaaaa, me he reído mucho recordando cómo noelia tropezaba con el escaló jajasjaj. Genial, en serio. Besos

Chus Nevado dijo...

Brillante crónica. Leerte ha sido como revivir otra vez ese día tan fabuloso. Muchas gracias por regalarnos este recuerdo tan inolvidable que, espero, se repita muy pronto.

Pilar Cabero dijo...

Una crónica impecable, que hacer volver a vivir el momento.
Una pena que solo fuera un día. ¡Necesitábamos una semana! jajajaja
Besitos

menchu dijo...

Chica, eres genial. Esta me la guardo para releerla de vez en cuando y revivir el momento. Por cierto, no se te notaba nada que estabas durmiendo. ;)
Felicidades por esta magnífica crónica.

Vera dijo...

Bravo, qué bien hecho, qué de detalles. Me has recordado muchas cosas que cuando he escrito "mis impresiones" (llamarlo crónica sería un error) se me han pasado totalmente. Me ha gustado mucho la primera parte y la segunda... ¡también! ¿Seguro, seguro que estabas dormida?, pues ni se ha notado.

Victoria Hyde dijo...

Me alegro mucho que os gustase :D

Y sí, juro y perjuro que estaba a un pelo de empezar a roncar en plena sala, sólo me salvásteis las ponentes que lo hicisteis tan interesante que no tenía tiempo de echarme una siesta.

Nada, nada le voy a coger el gustillo a esta vena periodística y me dedicaré a ir a presentaciones como la rana gustavo. jejeje

Entradas recientes

Entradas populares